domingo, 6 de noviembre de 2016

Película 210/250: Everybody wants some!

210/250: Everybody wants some!

Las películas de Richard Linklater me gustan (y esta no es la excepción) porque se atreve a contar historias simples como la vida misma. 

Cuando vi Boyhood, recuerdo que me gustó mucho una cosa que también pasa en esta película, y es que no se esfuerza por hacer calzar cada acción, cada palabra, y cada mirada de los personajes con hechos pasados o futuros. En otras palabras, Linklater y sus películas son plenamente conscientes que, contrario a lo que nos han dicho o a lo que a veces nos gusta creer, no todo en la vida (de hecho lo menos, ya que estamos en estas) tiene consecuencias. No toda historia tiene un continuará. No todo el pasado vuelve a buscarnos, ni cada cosa que hacemos altera el curso de la vida nuestra, o de lo que nos rodean o el mundo. Ni de la galaxia ni nada.

Muchas de las cosas que hacemos simplemente se pierden en la historia de nuestra vida. No tienen ninguna trascendencia y me encanta que en un cine hollywoodense que se esfuerza en hacernos creer lo contrario, Linklater se pare sobre una mesa a gritarlo fuerte. Así es la vida.

Y así es Everybody Wants Some. Es la historia de un grupo de chicos que está en la universidad, forma parte del equipo de baseball, y no tienen muchas más preocupaciones que estudiar, ganar partidos, y sobre todo conocer muchas mujeres (que están en la misma parada). Y eso no más. Simplemente la vida de ellos (durante 3 días, básicamente

Y con eso, en esta película, basta.

Ah y tiene una muy osom banda sonora. Muy osom.

No hay comentarios:

Publicar un comentario